Consejos de Salud

Cómo prevenir una apendicitis

By  | 

El apéndice es un órgano pequeño con forma de dedo ubicado muy cerca del punto donde se une el intestino grueso con el delgado. Tiene funciones inmunológicas pero no es considerado esencial.

Se desconocen las causas exactas de la apendicitis. Sin embargo, se sabe que el apéndice es puede ser bloqueado por heces, un cuerpo extraño o por un tumor, por ello se debe evitar el estreñimiento y la parasitosis. La apendicitis sin un motivo aparente se presume está relacionada con hábitos alimentarios poco saludables, sobre todo con un excesivo consumo de grasas, y estrés persistente.

Cuando el apéndice se inflama y no  acudimos al médico inmediatamente, puede perforarse y derramar contenido intestinal tóxico en la cavidad abdominal, lo cual produce una peritonitis que conlleva una infección de riesgo potencialmente mortal. La perforación del apéndice puede causar un absceso o la infección de la sangre, conocida como septicemia y que pone en riesgo la vida. Si una mujer sufre de peritonitis puede afectar su sistema reproductor y quedar infértil.

Cómo prevenir una apendicitis

Para evitar una apendicitis aguda que ponga en riesgo la vida es preciso detectar algunos síntomas frecuentes una vez se presentan, pero cabe destacar que no todos los pacientes los experimentan:

  • Dolor punzante y repentino en la zona inferior derecha del abdomen. Puede comenzar en la parte superior del abdomen o alrededor del ombligo. En niños y bebés el dolor puede ser generalizado y presentar diarrea o estreñimiento.
  • Náuseas y vómitos. Cuando aparecen suele agudizarse el dolor que se siente aún más al hacer presión en la parte inferior derecha, al retirar la mano de la zona éste se hace más punzante.
  • La temperatura corporal sube. Ésta se mantiene en 38 grados centígrados. Si se perfora el apéndice, el dolor y la fiebre aumentan.

Con una dieta adecuada podemos evitar que el apéndice se inflame. Si sufre de dolor de estómago e indigestión con frecuencia le recomendamos:

Controle el estrés. El trepidante ritmo de la vida cotidiana genera un estado de ansiedad generalizada que incide de forma negativa en la salud del sistema digestivo. Tomar tiempo para desconectarse de la tecnología, leer, orar, meditar, son actividades que promueven el equilibrio emocional.

Alimentación sana. Coma 5 veces al días en porciones pequeñas. Evite las grasas saturadas así como las grasas trans – ácidos grasos vegetales parcialmente hidrogenados, los embutidos y la leche entera, elimine las sodas y modere el consumo de azúcares refinados y carbohidratos simples, ya que todos estos alimentos promueven la inflamación de los órganos. Incluya en su dieta frutas y verduras, proteínas de alto valor biológico como carnes magras y pescados, cereales de grano entero ricos en fibra y yogurt griego natural.

Actividad física. Moverse contribuye al equilibro entre mente y cuerpo. Haga al menos 30 minutos de ejercicio tres veces por semana. Actividades como caminar, nadar, correr o montar bicicleta son ideales además para liberar tensiones.

Siguiendo éstas recomendaciones se minimiza el riesgo potencial de padecer una apendicitis. Si presentas algunos de los síntomas anteriormente descritos consulta inmediatamente al médico, la cirugía de extirpación del apéndice es muy sencilla y evita el riesgo de peritonitis o septicemia, enfermedades que ponen en riesgo la vida.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.