Dieta y tratamiento para la esteatosis hepática - Saludlibre

Dietas

Dieta y tratamiento para la esteatosis hepática

By  | 

El hígado graso, también conocida como esteatosis hepática es una afección que se caracteriza por la acumulación de grasa en el hígado. Es una enfermedad hepática crónica más común. En la mayoría de los casos una dieta adecuada que incluye alimentos y complementos nutricionales favorece la recuperación de células hepáticas y hasta puede revertir el trastorno dependiendo de la fase de desarrollo de la enfermedad.

El seguir ciertos consejos nutricionales para controlar el hígado graso son claves con el fin de evitar complicaciones crónicas muy graves como el cáncer de hígado o la cirrosis hepática. Es necesaria una dieta con fibra, sin azúcares simples, sin alcohol y sin grasas malas. Se recomiendan los ácidos grasos omega-3 por ser considerados como los protectores del hígado.

Los síntomas de un hígado graso se presentan después de comer, estos son: Hinchazón abdominal, plenitud, fatiga crónica y digestiones pesadas. Por lo tanto la composición de la dieta afecta la acumulación de grasa y la inflamación del hígado.

Dieta para la esteatosis hepática

El control de las calorías es clave para favorecer la pérdida de peso en personas que padecen de obesidad y sobrepeso. A esto es necesario incrementar el consumo de fibras, reducir el consumo de grasas saturadas y azúcares simples. Es necesario suprimir el consumo de cualquier bebida alcohólica.

Con el consumo de fibra retrasas el vaciamiento gástrico. De esta manera puedes incrementar y favorecer la sensación de saciedad para controlar el apetito y ayudar a reducir peso. La fibra también limita el incremento de la glucemia después de comer y ayuda a controlar la resistencia a la insulina, algo común en quienes padecen de esta enfermedad.

Se debe seleccionar pan integral y cereales como arroz, pasta, cuscús y quinoa. Se deben sustituir los cereales comunes en el desayuno por muesli, avena y maíz natural sin azúcar.

Se deben consumir legumbres entre 2 y 3 veces por semana y verduras en cada comida. Son muy recomendables los vegetales de hoja verde por brindar protección hepática.

Se deben evitar los azúcares simples, pues al incluirlos en la dieta se disminuye la sensibilidad a la insulina y se incrementa el nivel de triglicéridos y ácidos grasos libres, estos, tiene como consecuencia la esteatosis hepática. Al estar asociados con los trastornos metabólicos, los azucares simples como fructosa y sacarosa son realmente nocivos para la salud. Están presentes en alimentos procesados y en las frutas.

Se debe emplear endulzantes como estevia y reducir el consumo de frutas frescas.

Se debe reducir el consumo de grasas, pues dificultan el metabolismo posprandial de los lípidos, lo que incrementa la concentración plasmática de enzimas hepáticas y de ácidos grasos libres, esta situación favorece la esteatosis.

Se recomienda el consumo de aceite de oliva extra virgen y alimentos ricos en ácidos grasos monoinsaturados en lugar de alimentos ricos en grasas saturadas. Es muy recomendable el omega 3 pues es un protector del hígado y esta asociado a una mayor lipogénesis, es decir, aumenta la síntesis hepática de grasas, de esta forma se disminuye la oxidación de los ácidos grasos.

Se deben consumir, bajo tolerancia, pescados azules.

Tratamiento de la esteatosis hepática

Para resolver el problema o tratarlo se debe resolver su causa por lo que se prohíbe el consumo de alcohol y se evita la exposición a todo tipo de agentes tóxicos y a medicamentos hepatotóxicos. Está comprobado que la grasa del hígado empieza a desaparecer a las cuatro semanas de haber eliminado el consumo de alcohol.

Si se está obeso, es necesario perder peso, esto está asociado a una remisión de la grasa presente en el hígado y a la normalización de las transaminasas en la sangre.

No suele enviarse medicación para sobrecargar el hígado y permitir que sane por su cuenta. EL pronóstico de la enfermedad es bueno en la gran mayoría de los casos. Un escaso porcentaje evoluciona en cirrosis y cáncer de hígado.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.