Dietas

Dieta hepatoprotectora

By  | 

El hígado es uno de los órganos más importantes de nuestro cuerpo, cumple una gran variedad de funciones vitales como el control del metabolismo, producción de enzimas, conversión de nutrientes en energía, desintoxicación del organismo y almacenamiento de reservas en forma de glucagón. Este poderoso órgano incluso puede regenerarse si una parte se daña. Es por ello que el bienestar de este órgano influye en el bienestar de nuestro organismo.

Dada sus delicadas y vitales funciones, el seguir una dieta hepatoprotectora se hace muy importante, aún sino se padecen molestias o enfermedades en este órgano, es recomendable ofrecerle un tiempo de reposo para disfrutar de beneficios en nuestra salud.

Dieta para proteger al hígado

Para mantener la función hepática es necesario seguir una dieta saludable que incluya todos los nutrientes de cada grupo alimenticio.

Fibras

Las fibras son muy importantes para eliminar el colesterol acumulado en el hígado así como el exceso de bilis en los intestinos, las fibras entonces transportan las toxinas fuera de nuestro organismo.

Puedes encontrarlas en frutas como los mangos, las manzanas y el kiwi y en cereales como la avena, el salvado de trigo, la linaza y la chía.

Antioxidantes

Los antioxidantes previenen el daño al hígado provocado por los radicales libres y los subproductos generados en el hígado y el resto del organismo como consecuencia de nuestro metabolismo.

Se deben consumir alimentos ricos en betacarotenos, licopeno, selenio, vitamina E, vitamina A y vitamina C. Estos se encuentran en zanahorias, calabazas, mangos, tomates, guayabas, sandias, papayas, arroz, trigo, frutos secos, limones, naranjas, pollo y pescado.

Nutrientes esenciales

Es necesario consumir alimentos con un elevado contenido de ácido fólico, hierro, magnesio, vitaminas del grupo B, metionina, cisteína y colina. Un cuerpo intoxicado generalmente lo está por una deficiencia en estos nutrientes. Puedes encontrarlos en carbohidratos complejos, como el arroz integral y proteínas magras, como las lentejas, pollo, huevos y pescado.

Es por ello que para seguir una dieta hepatoprotectora debes consumir:

  • Leche y yogur descremados en pequeñas cantidades.
  • Carnes: pollo hervido sin piel ni grasa, pescado magro hervido, carnes rojas magras cocidas sin grasa, carnes blancas horneadas, no se debe consumir maricos, cerdo, vísceras, cordero, fiambres y embutidos.
  • Del huevo solo se puede consumir la clara revuelta con verduras.
  • Todas las verduras bien sean hervidas, en puré o crudas.
  • Harinas de trigo, maicena, arroz blanco, polenta y fideos de sémola.
  • Todas las frutas están permitidas, los frutos cítricos deben consumirse con moderación.
  • Los aceites deben ser consumidos como condimentos, en lo posible aceite de oliva.
  • Infusiones.
  • Condimentos suaves como laurel, vainilla, canela y orégano.

Qué evitar para mantener saludable nuestro hígado

El hígado es el filtro de nuestro organismo, y en consecuencia puede verse dañado u obstruido si se consumen elevadas cantidades de sustancias tóxicas, sobre todo el alcohol, sustancia que el hígado debe filtrar totalmente. El filtrar alcohol constantemente daña el hígado de forma permanente ocasionando fibrosis.

Se deben evitar ambientes altamente contaminados como talleres de pinturas, zonas donde se ha aplicado insecticidas y demás productos en aerosol, se deben evitar ambientes con olores de sustancias tóxicas. Nuestros pulmones toman estos tóxicos y los transfieren al sistema sanguíneo, el cual los transporta al hígado, este órgano desintoxica la sangre y libera la toxina en la bilis. Una elevada cantidad de estos productos tóxicos puede sobrecargar al hígado.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.