Embarazo en la adolescencia - Saludlibre

Embarazo

Embarazo en la adolescencia

By  | 

embarazo-en-la-adolescencia

Cuando se es joven y se experimenta por vez primera el crudo calor de las hormonas y el nuevo sentimiento del deseo se añade un nuevo riesgo a la lista que todo adolescente debe enfrentar y superar si desea iniciar su vida como adulto de forma adecuada. Un embarazo adolescente se le conoce también con el nombre de embarazo precoz, y suele ser la consecuencia directa de una serie de factores.

¿Qué es el embarazo adolescente?

Es todo aquel embarazo que sucede desde que se inicia la edad fértil hasta que se termina la adolescencia a los 19 años.

Esto quiere decir que un embarazo adolescente puede darse entre los 10 y los 19 años de edad, aumentando el riesgo entre los 15 a 19 años.

¿Por qué sucede un embarazo adolescente?

Un embarazo adolescente se debe a una multitud de causas culturales, sociales y psicológicas a las que los jóvenes se ven expuestos al llegar a la edad reproductiva.

Algunos de ellos son:

Culturas patriarcales

En culturas donde se establece el rol de la mujer como la productora de hijos y donde se aplaude y valora la fertilidad como única virtud del sexo femenino. Estetipo de culturas casa a las jóvenes desde que entran en edad reproductiva y festejan cuando ocurre un embarazo, sin conocer los riesgos que ello conlleva y perpetuando la creencia en las nuevas generaciones. Estas sutuaciones son comunes en tribus, poblaciones del Africa Sudsahariana y en la India.

En culturas un poco más modernas sigue inmerso el modelo patriacal que favorece la búsqueda de esperiencia del joven varón, el problema con este pensamiento es que el joven adopta un pensamiento poco responsable respecto al sexo y la protección ante enfermedades de transmisión sexual y el embarazo.

Falta de conocimiento sobre métodos anticonceptivos

Esto es común en comunidades en vías de desarrollo donde el acceso a religiones y creencias externas afectan la forma de enfrentar la sexualidad de la juventud.

Una inadecuada educación sexual está demostrando ser mucho más inefectiva para prevenir los embarazos adolescentes que una adecuada educación en el uso y tipos de  métodos existentes en el mercado.

Un fuerte componente social puede influir en los más jóvenes, evitando que accesen a métodos anticonceptivos seguros y económicos, como lo son los condones, por miedo al que dirán o a que se enteren sus padres.

En este caso la familia debe adoptar una actitud abierta y explicar a los jóvenes que esta bien y que está mal es sus actitudes, regañar a un adolescente por comprar condones NO ESTA BIEN, pues está demostrando responsabilidad, si los valores familiares están en contra del sexo pre matrimonial se puede conversar con el joven, pero, a fin de cuentas es su vida, y la mejor orientación que se le puede dar es el uso adecuado y responsable de los métodos anticonceptivos.

Presión social

En la juventud el deseo de pertenecer a un grupo y sentirnos aceptadospuede provocar que se comentan muchas locuras. Cuando un joven se ve abrumado por la presión de sus amigos, quienes comentan sus aventuras amorosas, buscará la experiencia a toda costa para no sentirse relegado, esto provoca que se inicien en la vida sexual sin verdaderos deseos de hacerlo y con poca información al respecto.

Alcohol y drogas

El abuso de sustancias puede llevar a una relación sexual poco sana y segura, en estado de ebriedad es muy difícil coordinar el cuerpo para colocarse un condón, esto, aunado al sentimiento de inhibición que causa el alcohol, puede llevar a muchos jóvenes a mantener relaciones sin protección.

Educación sexual errada

Parece mentira que en esta sociedad tan rodeada por la información aún sucedan embarazos por esta causa, pero los hay. Jóvenes que creen en mitos urbanos para evitar embarazos son las primeras víctimas de su ignorancia, es común que las mujeres busquen parejas de mayor edad durante la adolescencia pues se inclinan más a su nivel de madurez, sin embargo, la edad aporta al varón del poder para engañar mentes ingenuas y muy manipulables.

Parejas mayores

Como decía anteriormente, el tener una pareja mayor incrementa el riesgo de padecer un embarazo adolescente, es por ello que es importante la educación en materia sexual en el hogar y la escuela.

Abuso

Lamentablemente es común encontrar casos de embarazos adolescentes por abusos, estos no siempre se dan por naturaleza de violencia sexual sino por manipulación durante el “noviazgo” o por un hombre mayor.

Consecuencias de un embarazo adolescente

Un embarazo adolescente puede tener las siguientes consecuencias:

  • Nacimientos de bebés con deformaciones, desnutridos o con enfermedades graves.
  • Riesgos físicos para la madre como preclampsia, embarazos ectópicos y otros.
  • Depresión en la mujer.
  • Alteración del plan de vida de la joven.
  • Se incrementa la posibilidad de vivir en la pobreza.
  • Aumenta el riesgo de divorcios en parejas casadas por un embarazo.
  • Abusos y violencia familiar, ya sea por parte de la misma familia de la joven, por la sociedad o por la familia del padre biológico del bebé.
  • Contagio de enfermedades de transmisión sexual como Sida, Sífilis, VPH y Gonorrea.

¿Cómo evitar un embarazo adolescente?

Para evitar los embarazos adolescentes se ha demostrado que la mejor herramienta es la educación y no la censura. En países donde se esta brindando un mayor apoyo sobre la vida sexual responsable y sana desde la edad en que el joven o la joven se sientan preparados para ello, se han encontrado reducciones en la ocurrencia de embarazos no deseados.

Estos países no solo convierten la protección y el uso de los métodos anticonceptivos en el tema principal en las escuelas sino que, han convertido el embarazo adolescente en un estigma más que una bendición para la mujer, haciendo énfasis en como esto destruye su vida laboral, educativa y juvenil que debe disfrutar antes de pensar en la maternidad.

Este tipo de pensamiento destruye todas las bases patriarcales y religiosas que por años fundamentaron la ocurrencia de este tipo de embarazos, da igualdad ambos sexos pues, hombres y mujeres disfrutan por igual de su sexualidad sin culpas, una chica es tan apta para entrar a comprar condones en una farmacia como un chico y tiene todo el derecho de exigir el uso de métodos anticonceptivos.

Una amiga doctora recomendaba a su hija que, si iba a mantener relaciones, que tomara pastillas anticonceptivas o utilizara la inyección o los dispositivos epidérmicos y que, a pesar de ello, exigiera a su pareja el uso del condón.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.